la-patria-que-no

La Patria que no rumbo al 2012

  ¡Viva México! ¡Vivan los héroes que nos dieron patria! Muchos nos preguntamos ¿A qué México se refiere el presidente? ¿A qué héroes? ¿Hidalgo, Morelos? populistas disparadores de debacles.  Iturbide ¿dónde está? Juárez con su soberbia y arrogancia, vende patria en aras de una dictadura con todo y su mesianismo ¿fue realmente un héroe? Maximiliano, Conchita Lombardo, Miramón y Mejía ¿traidores? ¿Y qué de Don Porfirio? “Revolución Mexicana” ¡falacia! Villa, Zapata, asesinos tan desalmados como un Victoriano Huerta. Obregón, Calles, cínicos y corruptos. Y más, más… La historia de México desde sus orígenes ha sido repetitiva. Traiciones, asesinatos, mentiras, intereses de grupos minoritarios representantes de gobiernos, Iglesia e iniciativas privadas que se han arropado en un devenir exhibido falso o maquillado. Los partidos políticos, López Obrador, nuestros presidentes, salvo honrosas excepciones, han encontrado en personajes de barro la justificación para ocultar sus ineptitudes e ignorancia en medio de una mediocre sociedad de besamanos. Los 15 de septiembre se repiten cada día en nuestra patria. ¿Qué pasa y ha pasado en México? Más bien preguntemos ¿qué no ha pasado? Muy simple: educación, rescate de nuestra agricultura, descentralización de la población a partir de reales aperturas de fuentes de trabajo. Esa es …

un libro de antonio peñalosa

¡Qué Revolución Mexicana ni qué chayotes!  ¡Petróleo, petróleo y más petróleo!

A mí de pronto México me da la impresión de un río, a veces por demás caudaloso y agresivo por su poder en todo lo ancho y a lo largo, otras angosto y pobre de agua a más de poca profundidad. Lo imagino serpenteando a gravedad, lento y arrastrando mucha basura. También en su ruta lo encontramos de pronto acumulando, según la estación del año, grandes volúmenes de agua incontenibles que van a caer a manera de cascada haciendo con ello una fiesta para el que lo observa. En ocasiones, para que el caudal alcance alturas y continúe su ruta, se hace necesario ayudarlo a base de bombeos que lo eleven. Así veo a México: como río. Era un territorio en las épocas de la Colonia que caminaba despacio y manso. Después, una tormenta sobrepasó los niveles que lo bordeaban y sus aguas arrasaron con muchos seres humanos que quedaron sepultados o desamparados. Más tarde ya conteniendo un gran caudal, siguió su camino en paz y sus aguas, lejos de dañar, beneficiaron a los que lo requerían y se nutrían de él. Corría además por un territorio al que ya pertenecía y que lo abrigaba como su casa. Perdió después …

Dios con Villa y Mcdoheny

Por aquellos días también apareció Victoriano Huerta en la frontera con Texas. Con base en acuerdos con el Kaiser alemán, trataba de introducirse nuevamente a México con la pretensión de hacerse nuevamente del poder. Lo acompañaba Pascual Orozco. Ambos fueron arrestados. Esto por supuesto puso de muy mal humor al Káiser. Sin embargo tarde que temprano tuvo que terminar entendiendo que las dos cartas que había jugado no eran las adecuadas. Huerta ya estaba próximo a morir debido a su alcoholismo y Orozco, al tratar de huir de la prisión en que se encontraba, fue arrasado por las balas de los custodios encargados de vigilarle. Mcdoheny no cesaba en tratar de enderezar las cosas a su gusto y acorde a sus intereses. Persistía en su no aceptación a Carranza. Temía que su Constitución terminara por legalizar el proceso que según sus cálculos, le arrebataría grandes cantidades de dinero por efecto de las leyes emitidas a favor de regular la explotación de los recursos naturales de la nación. Por enésima ocasión, decidió convocar a sus colegas para urdir un nuevo plan: deshacerse de Carranza y de una vez también de Peláez, pero antes haciendo uso de éste ultimo para reorganizar a las …

Sinfonía de la Constitución de 1917

Nuevamente se reunió el “Club de Tobi” a puerta cerrada, presidido por Mcdoheny. El ambiente se cortaba con tijeras. Se iba a hacer un ensayo con la orquesta constituida por ellos mismos, en relación a la presentación de una nueva “Sinfonía Mexicana”, mejor que las de Moncayo, que se decía causaría furor en todo el mundo y por lo mismo Mcdoheny y sus solistas decidieron entrar a competir con otras orquestas en distintas giras alrededor del mundo o a resultado de invitaciones a Directores huéspedes de los más granados. Además de los magnates duchos en distintos instrumentos, estaba presente el Embajador americano en México de apellido Fletcher, quien se decía tenía voz de barítono y que como solista realzaría al conjunto. Para variar, quien dirigía la orquesta con objeto de llevarla a alcanzar un “alto vivace” era el propio Mcdoheny, quien tenía como partitura en re bemol, la sinfonía llamada Articulo 27 y que se pretendía ser incluida como directriz del Conservatorio Nacional de Música de México. Aunque Mcdoheny deseaba denotar tranquilidad, a la hora de invitar con la batuta a iniciar el ensayo, se traicionó; sus manos temblaban. El solista Fletcher arrancó con un muy suave como gustaba a …